Doha… Just landed

Travels

Dicen que viajar te deja sin palabras para que después con el tiempo puedas contar maravillosas historias… Y así es, hasta hace muy poco no he podido hablar de mis viajes.
Hoy comienzo con mi llegada a Doha: Era un día de agosto bastante soleado, en mi viaje llevaba conmigo una maleta que contenía una gran mezcla de emociones: Dejaba a mi familia, amigos y una vida hecha en mi tierra para comenzar un proyecto profesional y a la vez, personal. Comenzaba mi aventura en otra cultura completamente diferente a la mía, probablemente hasta hoy ha sido uno de mis mayores crecimientos.
Aterrizo y ya en el aeropuerto todo es muy nuevo para mí. Cojo mi maleta y al salir siento como si estuviera respirando en una sauna, nunca olvidaré esa sensación. Si, es algo así, pero curiosamente es algo a lo que te acostumbras rápido. Llegábamos a tener casi 50 grados y una humedad bastante elevada.
Entro al taxi, y le indico la dirección de casa, yo miraba por la ventana asombrada de esa mezcla que tiene Doha de barrios, mezquitas, palacios, urbanizaciones lujosas, desierto, rascacielos y  un tráfico caótico.

Llegué a casa, y me esperaba mi compañero de piso, a quién quiero con todo mi corazón, y con quién he compartido momentos de risas, apoyo y cariño. Me encantaba su positividad y esa sonrisa que me regalaba cada mañana para empezar el día.
He conocido gente maravillosa con la que he vivido momentos inolvidables que más adelante os iré contando.
Y así comienza mi vida en Doha, os dejo una foto en el taxi con mis perlitas y Doha de fondo.

IMG_0859

Continuará…